sábado, 24 de marzo de 2012

La Mezquita de Córdoba






1. Descripción de los elementos



La obra objeto de análisis es una arquitectura, concretamente el interior de un edificio de función religiosa (sala de oración o haran) perteneciente al mundo musulmán: la Mezquita de Córdoba.



MATERIALES EMPLEADOS. Para la construcción de esta obra se empleó la piedra labrada en forma de sillares, construyéndose los muros con arreglo al sistema de a soga y tizón utilizado por los romanos. También se utilizó el ladrillo, la mampostería, la madera y el yeso para la decoración. En general, los árabes empleaban materiales pobres cubiertos de yeserías, pero en la mezquita usaron la piedra, lo que nos denota la importancia económica de Al Andalus durante la época del Emirato y del Califato de Córdoba.



ELEMENTOS SUSTENTANTES. Los elementos sustentantes que se observan en la sala de oración son las columnas y los pilares superpuestos. Las columnas son de fuste delgado, con capiteles corintios, algunos de ellos aprovechados de una construcción anterior, la Basílica visigoda de San Vicente. Para conseguir mayor elevación superpusieron a las columnas unos pilares. Todo el conjunto está trabado por una doble arquería: la de encima, que sostiene el techo, está formada por arcos de medio punto; la de abajo, por arcos de herradura, cuya finalidad es trabar los pilares entre sí y evitar el derrumbamiento de las naves.



En el exterior se utilizó el muro, reforzado con contrafuertes y ordenado según el sistema romano de a soga y tizón.



ELEMENTOS SUSTENTADOS. Los principales elementos sustentados son los arcos, las bóvedas y las pequeñas cúpulas para cubrir pequeños espacios. Los arcos utilizados fueron muy variados, destacando los de medio punto y herradura , explicados anteriormente, los de herradura apuntados, los lobulados, los mixtilíneos, etc. Muchos de esos arcos cumplen función arquitectónica, pero otros simplemente decoran. Era costumbre entre los arquitectos musulmanes la decoración de las dovelas; en la sala de oración se observa la alternancia del blanco y el rojo (piedra y ladrillo respectivamente) o superficie lisa y superficie decorada con atauriques. También solían enmarcar determinados arcos en un alfiz, decorando las albanegas, como ocurre en la entrada del Mihrab.



Entre los elementos sustentados merece especial atención la cúpulas. La del Mihrab es gallonada y está decorada con mosaicos bizantinos. La de la macsura está formada a base de arcos que se cruzan dejando oquedades a modo de celosías que luego se rellenan.



DISTRIBUCIÓN DEL EDIFICIO. La mezquita de consta de las siguientes partes:





  • El patio, a cielo descubierto y rodeado de arquería. En él se sitúa la fuente de las abluciones, donde los musulmanes se lavan los pies antes de entrar a la mezquita.


  • El alminar o minarete. Es la torre desde donde se llamaba a los fieles a la oración.


  • La gran sala de oración o haran. Está dividida en diecinueve naves, separadas por columnas y pilares superpuestos, orientadas perpendicularmente hacia la quibla, muro que da al sur, en dirección a La Meca. En Al Andalus, los musulmanes acudían a La Meca por el sur, cruzando el estrecho de Gibraltar y continuando por el norte de África.


  • El Mihrab. Es una capilla situada en la quibla, Estaba ricamente decorada, ya que era un lugar destinado al califa.


  • La macsura. Es el espacio situado frente al Mihrab, habitualmente cercado por motivos de seguridad para aislar por motivos de seguridad al Califa y su familia.


RELACIÓN MACIZOS Y VANOS. En la Sala de Oración de la mezquita podemos comprobar que en los muros predomina claramente el macizo. Esta situación, unida a la amplitud de la Sala, provoca una gran oscuridad en el interior.



ELEMENTOS DECORATIVOS. En la mezquita se utilizó una exquisita decoración, realizada con yesería formando arabescos: (atauriques, lacerías, epigrafías).También destacan los modillones en rollo en el arranque de los pilares, arcos entrecruzados en la macsura, dovelas de colores o decoradas, mosaicos en las cúpulas, etc.






2. Características del lenguaje estilístico





La obra objeto de análisis pertenece al arte hispanomusulmán del periodo del Emirato y del Califato. Las características son:





  • Lo esencial es la arquitectura, quedando la escultura y la pintura relegadas a un segundo plano por cuestiones religiosas. Las principales construcciones fueron las mezquitas y los palacios.




  • No es una arquitectura original, exceptuando la decoración. Generalmente los árabes aprovechaban elementos arquitectónicos de los pueblos dominados. En España, por ejemplo, el arco de herradura ya lo habían utilizado los visigodos.


  • Generalmente utilizaron materiales pobres. La piedra fue poco usada, ya que su extracción y labrado eran costosos y los árabes preferían construir deprisa. En la mezquita si se utilizó la piedra. Usaron preferentemente el ladrillo, la mampostería, la madera y el yeso.


  • Como elementos sustentantes utilizaron preferentemente los muros, las columnas y los pilares Estos últimos eran generalmente delgados, ya que no soportaban mucho peso, pues las techumbres eran livianas.


  • Como elementos sustentados usaron los arcos de medio punto, lobulados, peraltados, de herradura y mixtilíneos. Las dovelas solían decorarlas con colores o atauriques y enmarcaban los arcos en un recuadro o alfiz.


  • Las cubiertas. Utilizaron tanto las cubiertas planas como las abovedadas: cañón, gallonada de mocárabes, nervada de arcos cruzados, etc. Entre las cubiertas adinteladas destacan las triangulares, recubiertas exteriormente con tejados e interiormente con artesonados de madera ricamente decorados.




  • Importancia del papel de la decoración a base de yeserías: el ataurique: decoración a base de motivos vegetales con tallos y hojas que se enroscan y cubren toda la superficie. Lacerías: decoración geométrica formada por líneas que se entrecruzan. Epigrafía: escritura árabe realizada en yeso; generalmente son dedicatorias, poemas o sentencias del Corán. Para proteger las partes bajas de las paredes utilizaron el alicatado (se observa mejor en la Alhambra de Granada). Eran piezas a base de barro vidriado. Esa decoración solía cubrir y esconder los pobres materiales empleados por los árabes.




3. Cronología del periodo estilístico abordado



La mezquita se localiza en Córdoba. Las obras se iniciaron en el siglo VIII sobre el solar de la antigua basílica visigoda de San Vicente, de la que se aprovecharon algunos elementos, pero fue ampliándose en los siglos posteriores. La parte más antigua se debe a Abd Al Rahman I. Constaba de once naves separadas por columnas aprovechadas y pilares superpuestos unidos por una doble arquería.



La primitiva mezquita fue ampliada tres veces: la primera por Abd Al Rahman II (833-848). La segunda ampliación se produjo durante la época de Al Hakán II (961-969), que continuó la prolongación hasta el río. En esta época se construye la macsura y el actual Mihrab. La tercera ampliación se realizó durante la época de Almanzor, que no pudiendo ampliarla hacia el río, la prolongó hacia el este, añadiendo ocho naves más, quedando un total de diecinueve. Con la conquista de Córdoba por los cristianos, la mezquita se convirtió en templo cristiano, y en el siglo XVI, empezó a construirse la Catedral de Córdoba en el mismo corazón de la Sala de Oración.



Junto a la mezquita de Córdoba, otras construcciones importantes del arte hispanomusulmán fueron la Torre del Oro, antigua albarrana o fortaleza defensiva para la defensa de la ciudad, la Mezquita de Sevilla de la que sólo queda el alminar (La Giralda), ambas de la época de los almohades; y la Alhambra de Granada, palacio residencia de los reyes granadinos, perteneciente al periodo nazarí. La Alhambra era una ciudad palacio fortificada construida por los reyes nazaríes de Granada en el siglo XIII y XIV como fortaleza principal de la ciudad y para residencia suya, así como de sus servidores y milicia. Constaba de un gran recinto rodeado de murallas en las que se levantan numerosas torres. En su extremo occidental se encuentra la alcazaba, y algo






4. Función y significado



La función de la mezquita es religiosa, el lugar sagrado donde acudían los musulmanes para hacer la plegaria en común. Por lo tanto, es el centro de oración y religioso por excelencia de los musulmanes.



5. Antecedentes y consecuentes





El arte árabe nace en el Próximo Oriente, recogiendo la influencia de Roma y Bizancio, extendiéndose con rapidez y alcanzando un amplio desarrollo geográfico. Esta amplitud geográfica y el no tener en un principio un estilo propio, serán los dos condicionantes que influyen en las aportaciones que los pueblos conquistados tienen sobre el arte árabe. Dentro del Islam existe diversidad de escuelas según las regiones, con caracteres propios, pero hay algo que las une: la religión, que impone una serie de directrices en el arte musulmán.



Como consecuentes podemos hablar del arte mudéjar, desarrollado por los arquitectos árabes que permanecieron en territorio cristiano después de la Reconquista; la arquitectura románica en España también recibe cierta influencia del arte árabe. En el siglo XIX, concretamente en la época del Romanticismo, tras el descubrimiento del ferrocarril y el barco a vapor que permitía viajar a países lejanos, muchos intelectuales y artistas se interesaron por las culturas exóticas (árabes, hindúes) copiando o imitando edificios inspirados en la arquitectura árabe. También muchos arquitectos volvieron la vista a la Edad Media para recuperar estilos como el románico, el gótico o el mudéjar (neomudéjar). Es la arquitectura historicista que luchaba contra la arquitectura ingeniería de la época industrial. En los países árabes se siguen construyendo mezquitas similares a las medievales.



6. Localización y contexto histórico



La civilización islámica surge con la religión predicada por Mahoma (570-632). Tuvo una expansión muy rápida: en menos de un siglo se expandió en territorios comprendidos desde la India hasta el área mediterránea.



Mahoma predicó la fe en Alá ,único Dios, ante quien el hombre debe prestar sumisión –eso significa “islam”- Su libro sagrado es el Corán. Tienen muchos elementos comunes al cristianismo y al judaísmo. Veneran a Jesucristo como profeta pero no lo reconocen como Dios.



Mahoma empezó a predicar en su ciudad natal La Meca, donde no fue bien acogido. Huyó hacia la ciudad de Medina; este viaje se conoce como “la hégira” y tiene lugar en el año 622. Tras la muerte de Mahoma en el 632 el islam fue teocrático. El califa representaba el poder civil y religioso. Los califas descendientes de Mahoma fueron sustituidos por el califato omeya en el 661, que tuvo su sede en Damasco. La expansión omeya ocupó España en el 711. Fueron detenidos en Francia en el 732. En el 750 comenzó el califato abasí, con sede en Bagdad. El imperio islamico fue desmembrándose en partes. Este fue el caso de Al-Andalus, que se hizo califato independiente con capital en Córdoba desde el 929.






7. Identificación



Como hemos dicho se trata de la Mezquita de Córdoba, edificio religioso perteneciente al arte islámico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario